Pasar al contenido principal

Trastorno dismórfico corporal

Compartir     
trastorno dismórfico corporal

7 Minutos de lectura

Espan>El trastorno dismórfico corporal (TDC), anteriormente conocido como dismorfofobia, es un trastorno obsesivo en el cual una persona piensa que tiene un defecto físico, o cree que un defecto leve es mucho peor de lo que en realidad es. La persona llega a preocuparse de tal manera con la idea que esta la perturba e interfiere en su vida.

Acerca del trastorno dismórfico corporal


El trastorno dismórfico corporal suele comenzar en la adolescencia, pero puede afectar a grupos de todas las edades, y se da tanto en hombres como en mujeres.
 
Muchas personas se preocupan por pensar que tienen algún defecto físico, pero estos pensamientos, por lo general, van y vienen. Quien padece de un trastorno dismórfico corporal está tan preocupado por su apariencia, que esto le afecta de manera considerable la vida. 

Por lo general, el defecto percibido es mínimo o imaginario. La preocupación puede ser con respecto a cualquier parte del cuerpo. Es frecuente que las personas que padecen de un trastorno dismórfico corporal se preocupen por alguna parte de la cara, por ejemplo, la nariz, el pelo, el cutis, los ojos, el mentón y los labios. La queja más frecuente es que algo es demasiado grande o pequeño, o bien desproporcionado.
 
El grado en que se padece de dicho trastorno puede variar. Si usted padece de trastorno dismórfico corporal leve, estará constantemente preocupado por su apariencia, pero podrá aparentar llevar una vida normal. Un trastorno dismórfico corporal moderado o grave afecta la vida de la persona de manera considerable, y los síntomas son muy perturbadores.

Síntomas del trastorno dismórfico corporal

Los síntomas del trastorno dismórfico corporal varían de persona a persona. Algunas personas evitan el contacto social, porque las pone ansiosas y las estresa. Otras personas se exponen al público, pero están constantemente nerviosas y acomplejadas.
 
Quien padece de un trastorno dismórfico corporal esconde aquella parte de su físico que le preocupa, usando prendas de vestir gruesas, cambiando de postura o usando mucho maquillaje. El trastorno dismórfico corporal también puede hacer que la persona se compare con sus amigos, o con los famosos que aparecen en las revistas.
 
Es posible que se sienta obligada a repetir ciertos actos, entre estos:

  • ver cómo luce ante un espejo o una superficie reflectante
  • pasarse los dedos por la piel
  • arreglarse frecuentemente el cabello
  • aplicarse maquillaje a cada rato
  • hurgarse la piel
  • cambiarse la ropa con frecuencia
  • comprar grandes cantidades de productos de belleza
  • hacer demasiado ejercicio
  • buscar apoyo de los demás
  • procurar tratamientos dermatológicos o cirugía estética

Estas conductas pueden consumir mucho tiempo.

Los síntomas relacionados con el trastorno dismórfico corporal pueden aislar a la persona, interrumpir su vida escolar o laboral, y ocasionarle problemas de relaciones con amigos y familiares.
 

Consecuencias del trastorno dismórfico corporal

El trastorno dismórfico corporal tiene tratamiento pero los síntomas pueden volver, y es posible que la persona deba convivir con este durante muchos años.
 
En ocasiones, los síntomas son tan graves que la persona puede tratar de suicidarse o de hacerse una cirugía casera. El trastorno dismórfico corporal también se asocia a otros trastornos, tales como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Causas del trastorno dismórfico corporal

Se desconoce la causa exacta del trastorno dismórfico corporal. En el mismo pueden intervenir factores genéticos, ya que las personas con trastorno dismórfico corporal tienen más probabilidades de tener algún familiar que padezca de dicho trastorno.

Es posible que el cerebro de la persona tenga cierta dificultad para procesar lo que esta ve cuando se mira a sí misma, o bien pudiera existir otro desequilibrio químico. Algunas experiencias de la vida, tales como el maltrato o el acoso, pueden disparar el trastorno dismórfico corporal.

Diagnóstico del trastorno dismórfico corporal

Si usted cree que padece de trastorno dismórfico corporal, aunque los síntomas sean leves, deberá consultar a su médico de cabecera, quien le preguntará cuáles son los síntomas y lo examinará. También le hará preguntas sobre su historia clínica.

Tratamiento del trastorno dismórfico corporal

Muchas personas que padecen de trastorno dismórfico corporal tratan de someterse a cirugía estética o a tratamientos dermatológicos. Por lo general, quedan inconformes con los resultados y, a menudo, siguen percibiendo que esa parte del cuerpo que les disgusta es anormal, o se preocupan por otra parte del cuerpo.
 
El tratamiento incluye tratamientos psicológicos, medicamentos o ambas cosas, según la gravedad del trastorno.

Autoayuda

Saber que usted no es el único que padece de este trastorno pudiera mejorar su confianza. Conocer a otras personas afectadas puede ayudarle a superar los sentimientos de vergüenza y ansiedad.
 
Llevar un diario de sus pensamientos y anotarlos cuando se sienta ansioso puede serle beneficioso. Durante el tratamiento, usted puede consultar sus notas anteriores en el diario y constatar mejoras en sus niveles de ansiedad.

Terapias de conversación

El médico podría referirlo a terapia preventiva de exposición y respuesta (PER). Este tipo de terapia lo expone a aquello que lo pone ansioso. Por ejemplo, si usted usa mucho maquillaje, se le aconsejará que vaya reduciendo gradualmente la cantidad todos los días. El terapeuta le enseñará otras maneras de controlar los sentimientos negativos. Esto se repetirá hasta que usted ya no tenga sentimientos negativos.
 
La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede modificar sus pensamientos negativos, a fin de ayudarle a sentirse mejor con respecto a su apariencia. La misma le ayudará a reconsiderar sus pensamientos y acciones.
 
Si usted padece de trastorno dismórfico corporal leve, su médico o trabajador de salud mental podría ofrecerle terapia cognitivo conductual junto con terapia preventiva de exposición y respuesta, para que la haga por su cuenta, por teléfono o con un grupo de personas que tienen el mismo problema. Si usted padece de trastorno dismórfico corporal grave, es probable que requiera terapia cognitivo-conductual individual.

Medicamentos

Si los síntomas afectan su vida cotidiana, el médico podría recetarle antidepresivos. Estos medicamentos suelen usarse para tratar la depresión, pero también pueden ser eficaces para otros trastornos. Se usan en combinación con terapias de conversación, y actúan aumentando la cantidad de sustancias químicas cerebrales que afectan su estado de ánimo. 

Existen numerosos tipos de antidepresivos, pero los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) actúan mejor en las personas que padecen de trastorno dismórfico corporal.
 
El médico le ofrecerá primero un ISRS llamado fluoxetina, cuyo efecto suele tardar hasta 12 semanas. Su médico de cabecera lo monitoreará, especialmente durante las primeras semanas, para verificar si usted muestra algún efecto secundario del medicamento. Además, le brindará información acerca de los posibles efectos secundarios del medicamento, así como del tiempo que deberá durar el tratamiento. Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento.
 
Si ha tenido pensamientos suicidas, el médico podría recetarle una dosis más pequeña. Si los síntomas no le disminuyen en un plazo de cuatro a seis semanas de estar tomando el medicamento, y usted no ha experimentado ningún efecto secundario, el médico podría aumentarle la dosis.  Por lo general, será necesario tomar un ISRS durante un año, por lo menos, para tratar el trastorno dismórfico corporal.

Tratamiento hospitalario

Las personas que padecen de trastorno dismórfico corporal no suelen ser hospitalizadas, a menos que tengan otro problema de salud mental, por ejemplo, un trastorno alimentario, depresión grave o esquizofrenia. Si usted tiene síntomas muy graves, no puede cuidar de sí mismo adecuadamente o tiene pensamientos suicidas, su médico pudiera sugerirle que se interne para recibir tratamiento.

Preguntas y respuestas

Respuesta

Esto dependerá de la gravedad del trastorno y del tipo de tratamiento que usted reciba.

Explicación

Si usted ha recibido terapia cognitivo-conductual en combinación con terapia preventiva de exposición y respuesta durante más de 10 horas, o si ha tomado un inhibidor selectivo de recaptación de serotonina (ISRS) durante más de 12 semanas y los síntomas no han disminuido, debe consultar a su médico. Este le preguntará cuáles son sus síntomas y qué tipo de tratamiento ha recibido usted. Por lo general, el médico le sugerirá que pruebe la terapia cognitivo-conductual junto con un ISRS.
 
Si los síntomas no ceden al cabo de 12 semanas de estar recibiendo este tratamiento, el médico le ofrecerá otro ISRS u otro antidepresivo llamado clomipramina.
 
Su médico de cabecera podrá referirlo a un psiquiatra especializado en trastorno dismórfico corporal, quien le hará preguntas sobre cómo se siente, y verá los tipos de tratamiento que usted ha recibido. El psiquiatra también le preguntará si ha tenido pensamientos suicidas y qué cosas le causan ansiedad. Lo más probable es que se le ofrezca un tratamiento diferente en una clínica o un hospital. Este tratamiento pudiera incluir terapia cognitiva o terapia cognitivo-conductual adicional. Es posible que también se le ofrezca un antidepresivo llamado buspirona, junto con un ISRS. El médico monitoreará su evolución para verificar que usted no tenga pensamientos suicidas y que el tratamiento esté funcionando.

Respuesta

En los niños, el tratamiento del trastorno dismórfico corporal es similar al que reciben los adultos; sin embargo, el médico de cabecera de su hijo deberá considerar una serie de factores antes de ofrecerle el tratamiento.

Explicación

Si su hijo padece de trastorno dismórfico corporal, es importante que busque ayuda médica. El médico de cabecera le preguntará a su hijo cuáles son sus síntomas, cómo afectan estos su vida y sus relaciones, y si tiene pensamientos suicidas.
 
El principal tratamiento para los niños es la terapia de conversación. A su hijo se le ofrecerá terapia cognitivo-conductual combinada con terapia preventiva de exposición y respuesta. El objetivo del tratamiento es modificar la manera en que su hijo piensa, para que se sienta mejor con respecto a su apariencia. Es importante que ayude a su hijo a recuperarse participando en el tratamiento.
 
Si los síntomas de su hijo no disminuyen al cabo de 12 semanas de terapia y su trastorno dismórfico corporal es grave, el médico de cabecera lo referirá a un psiquiatra. El psiquiatra es un médico especializado en problemas mentales, incluido el trastorno dismórfico corporal.
 
El psiquiatra de su hijo puede ofrecerle medicamentos junto con la terapia cognitivo-conductual. Los niños muy pequeños no se suelen medicar; si su hijo tiene más de ocho años, el psiquiatra pudiera ofrecerle un ISRS llamado fluoxetina. El médico lo monitoreará con regularidad, especialmente durante las primeras semanas, para verificar que este no experimente ningún efecto secundario del medicamento. Si usted advierte que su hijo tiene pensamientos suicidas o de autoagresión, comuníquese con el médico de inmediato.
Si su hijo no mejora después de tomar fluoxetina, es posible que se le ofrezca otro tipo de antidepresivo llamado clomipramina. Si el medicamento disminuye los síntomas del trastorno dismórfico corporal, su hijo deberá tomarlo durante seis meses después de que empiece a mejorar.

Respuesta

Puede ser difícil determinar si alguien tiene trastorno dismórfico corporal, porque la mayoría de las personas que lo padecen se esfuerzan mucho por ocultarlo. Otras personas manifiestan sus compulsiones en público, lo que puede resultar alarmante para quienes las rodean. Cuando alguien conocido padece de trastorno dismórfico corporal, puede ser terrible, pero usted puede hacer algunas cosas para ayudarlo.

Explicación

Si alguien cercano padece de trastorno dismórfico corporal, puede ser beneficioso que usted participe en el tratamiento. El médico puede darle información acerca de dicho trastorno, así como de las opciones de tratamiento disponibles. Es buena idea obtener la mayor cantidad posible de información sobre el trastorno, de manera que usted pueda ofrecerle apoyo a la persona afectada y entender lo que le ocurre.

Es posible que cuidar a alguien que padece de trastorno dismórfico corporal lo haga sentirse desanimado, ya que esta persona podría buscar apoyo constantemente, y a usted esto pueda resultarle estresante. Es importante que no se deje abrumar por el estrés que le ocasione ayudar a dicha persona con el tratamiento. Usted puede hablar con otras personas que estén en su misma situación, y el médico de cabecera pudiera recomendarle grupos de apoyo. Su médico de cabecera también puede aconsejarle sobre cómo cuidar a la persona, para que usted no se estrese ni se ponga ansioso.
 

 

 

Más información

National Association for Mental Health (Mind) (Asociación Nacional de Salud Mental)
0845 766 0163
www.mind.org.uk
 
The Body Dysmorphic Disorder Foundation (Fundación para el Trastorno Dismórfico Corporal)
www.thebddfoundation.com

Fuentes

  • Body dysmorphia. OCD Action. www.ocdaction.org.uk
  • Body dysmorphic disorder. eMedicine. www.emedicine.medscape.com
  • Body dysmorphic disorder.  Mind www.mind.org.uk
  • Grant J, Phillips K. Recognizing and treating body dysmorphic disorder. Ann Clin Psychiatry; 17(4):205–10
  • Personal communication, Dr Gabrielle Pendlebury, Honarary Research Fellow, Institute of Psychiatry
  • Obsessive-compulsive disorder: core interventions in the treatment of obsessive-compulsive disorder and body dysmorphic disorder. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). 2005. www.nice.org.uk
  • Making sense of cognitive behavioural therapy. Mind. www.mind.org.uk
  • Ipser JC, Sander C, Stein DJ. Pharmacotherapy and psychotherapy for body dysmorphic disorder. Cochrane Database of Systematic Reviews, No. 1. doi: 10.1002/14651858.CD005332.pub2
  • Family, Friends and Professional Carers. The Body Dysmorphic Disorder Foundation. www.thebddfoundation.com
  • How to cope as a carer. Mind. www.mind.org.uk

Esta información fue publicada por el equipo de Bupa de información sobre la salud, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.


Fecha de revisión: 2021

Artículos recomendados

Mujer en el suelo siendo asistida por otra persona.
La epilepsia es una enfermedad que provoca convulsiones recurrentes. Las convulsiones se producen cuando hay demasiada actividad eléctrica en el cerebro. Esto hace que los mensajes del cerebro se alteren o se detengan y puede ocasionar cambios en los movimientos, los sentidos, la memoria, el estado de ánimo o el nivel de conciencia.
6 Minutos de lectura
enfermedad celiaca
La enfermedad celíaca o celiaquía es una enfermedad crónica del intestino delgado que puede provocar serias enfermedades si no se trata en mucho tiempo. Las personas que la padecen tienen intolerancia al gluten, una proteína que se encuentra en ciertos alimentos como pan y pasta.
6 Minutos de lectura
trastorno afectivo estacional
El trastorno afectivo estacional (SAD por sus siglas en inglés) es un tipo de depresión con un patrón estacional, que tiene lugar con más frecuencia en los meses de invierno.
5 Minutos de lectura
mujer-con-hijos
El estrés puede ser definido como lo que siente una persona cuando la presión experimentada excede su capacidad para hacerle frente. Cada persona reacciona de manera distinta ante el estrés, según su personalidad y cómo responda a la presión. El estrés puede ser causado por muchos factores, como el dinero, las preocupaciones laborales o las relaciones personales.
10 Minutos de lectura
esquizofrenia
La esquizofrenia es una enfermedad mental que afecta aproximadamente a una en cada 100 personas en algún momento en sus vidas. Puede afectar la manera en que alguien piensa, siente, habla y se comporta.
5 Minutos de lectura
Mujer en estado de consternación
Una conducta autolesiva ocurre cuando una persona se lesiona deliberadamente y con frecuencia. Es más frecuente en personas de 11 a 25 años de edad, aunque cualquiera puede ocurrir a cualquier edad.
7 Minutos de lectura
cómo superar los complejos
Los complejos se deben a percepciones distorsionadas de uno mismo que surgen al compararse con otras personas o modelos impuestos por la sociedad que acaban por producir pensamientos irracionales que llevan a la inseguridad, la falta de confianza en las propias capacidades y la pérdida de autoestima, afectando y condicionando la relación los demás, la actividad profesional y, en definitiva, la
3 Minutos de lectura
TDAH son las siglas de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad
Es frecuente que el diagnóstico de TDAH se produzca a raíz de los problemas que el niño tiene con relación al rendimiento escolar y a su actitud en clase y con los compañeros.
7 Minutos de lectura
TOC infantil
Uno de los factores que mejoran el pronóstico del TOC infantil es que el tratamiento se inicie lo antes posible.
0 Minutos de lectura
trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una de las cinco enfermedades psiquiátricas más frecuentes y está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las 20 enfermedades más discapacitantes.
0 Minutos de lectura
depresión en niños y jóvenes
La depresión es un trastorno que se caracteriza por la sensación de decaimiento, falta de interés por las actividades diarias, baja autoestima, falta de energía y dificultad de concentración, los cuales se presentan por un tiempo prolongado.
7 Minutos de lectura
cuidar la salud mental durante la pandemia
A medida que aumentan las medidas para proteger a la población de la propagación del coronavirus (COVID-19), nos encontramos cada vez más con más restricciones. Esto probablemente presente desafíos para muchos de nosotros que estamos teniendo que establecer y adaptarnos nuevas rutinas.
2 Minutos de lectura